A todos nos gusta tener la casa reluciente, pero no siempre es fácil conseguirlo. Hay algunas manchas imprevistas capaces de arruinarnos el día, y es que hay cosas que resultan verdaderamente complicados de limpiar, como por ejemplo las alfombras.

Si queremos que nuestras alfombras siempre estén perfectas no nos suele quedar más remedio que llevarlas periódicamente a la tintorería, donde tienen máquinas profesionales capaces de sacar hasta las manchas más difíciles. Pero si por el contrario no queremos gastarnos tanto dinero en el proceso, ¿cuál es la mejor manera de limpiar nuestra alfombra?

Lo cierto es que las alfombras pueden ser fáciles de limpiar, ya sea una mancha inesperada o el lavado periódico que solemos hacerle, sólo tenemos que conocer los trucos pertinentes. Para empezar, no es lo mismo limpiar una mancha de grasa que una mancha de vino, así que nosotros te traemos seis trucos diferentes que nos ayudan a acabar con manchas concretas o con los malos olores. Eso sí, todos son igual de efectivos. ¿Añadirías alguno más?

1. Utiliza espuma de afeitar para quitar manchas

No sabemos por qué, pero lo cierto es que la espuma de afeitar puede ser nuestro gran aliado a la hora de limpiar alfombras. Sólo tenemos que poner un poco de espuma sobre la mancha y dejarlo reposar unos minutos, para que actúe sobre ella. Pasado ese tiempo limpiamos la zona con un trapo húmedo, asegurándonos de que no queda ningún resto de espuma. Por último, con un trapo seco, frotaremos hasta que la superficie esté totalmente seca, así no quedará mancha.

2. Elimina el mal olor de las alfombras

Ya sea porque tenemos mascotas, chimenea o porque simplemente el paso del tiempo ha provocado que nuestra alfombra tenga mal olor, también tenemos una solución fácil y eficiente. Mezcla dos tazas de harina de maíz con una taza de bórax y espolvoréalo por toda la alfombra. Déjalo reposar durante una hora y después aspira toda la superficie. ¡Alfombra nueva!

3. Quitar manchas de grasa

Para combatir las manchas de grasa nosotros te recomendamos que espolvorees un poco de harina sobre ella y después pongas papel de periódico y objetos pesados encima. Espera media hora antes de retirar los objetos y aspirar la harina, verás que la mancha de grasa habrá disminuido, sólo tendrás que repetir el proceso, con harina y papel de periódico nuevos, hasta que la mancha desaparezca por completo.

4. Acabar con manchas de cera

Si se nos derrama cera sobre la alfombra, sabemos que una vez fría, estamos perdidos. En este caso lo que debes hacer es poner una servilleta absorbente sobre la mancha y colocar la plancha encima, para derretir la cera. Quita con un cuchillo el exceso de cera y después vuelve a repetir el proceso de la servilleta, con el calor absorberá la cera restante.

5. Acabar con manchas de todo tipo

Este truco nos sirve para muchos tipos de manchas diferentes. Consiste en mezclar una cucharada de detergente para los platos, una cucharada de vinagre blanco y una taza de agua caliente en un pulverizador. Mezclamos bien y añadimos una cuchara de bicarbonato de sodio -hará efecto rápidamente, así que tenemos que tener cuidado para cerrar apresuradamente el bote-. Esparce la mezcla sobre la mancha en cuestión, deja reposar unos minutos y después frota con una esponja hasta que la mancha desaparezca.

6. El poder de la soda

El agua con gas puede ayudarnos con nuestras manchas, ya que al tener mayor nivel de oxígeno disuelve fácilmente los restos, ya sea de vino o incluso café. Vierte soda sobre la mancha y después frota enérgicamente.

Fuente: Shareably